Fitness

Entrenamiento de intervalos de baja intensidad: estos son sus beneficios

Entrenamiento de intervalos de baja intensidad

Si estás buscando un entrenamiento efectivo que sea fácil para tus articulaciones y no requiera de un gimnasio, el entrenamiento de intervalos de baja intensidad (LIIT o LIT) es perfecto para ti. En comparación con otras tendencias recientes de entrenamientos cardiovasculares, esta rutina se centra en patrones de ejercicios más lentos que son menos estresantes para tu cuerpo.

LIIT versus HIIT

Probablemente estés familiarizada con el HIIT – entrenamiento de intervalo de alta intensidad-. Para perder grasa, este entrenamiento  suele tener de veinte a treinta minutos de intervalos cortos de alta intensidad seguidos de intervalos de baja intensidad. Las ráfagas cortas son muy cortas, por ejemplo: una carrera de 30 segundos, seguida de tres a cinco minutos de trote a un ritmo constante. Este patrón de intensidad se repite hasta que se acaba el tiempo. El entrenamiento de intervalo de alta intensidad  produce una frecuencia cardíaca alta que disminuye la velocidad una y otra vez.

Para contrastar, el LIIT-entrenamiento de intervalo de baja intensidad- no incluye ráfagas de energía de máximo esfuerzo. En cambio, tiene un ritmo moderado y uno más rápido en ráfagas repetidas. Es similar a HIIT: los períodos más lentos duran más, pero las pautas de tiempo específicas varían ampliamente. Entonces, puedes hacer que el entrenamiento se adapte a ti. Además, el ritmo más rápido no es tan intenso, y el entrenamiento general se extiende durante un período de tiempo más largo que el HIIT.

Quizá te interese leer:  Trucos y ejercicios para entrenar en casa de forma eficiente

¿Cuáles son los beneficios del entrenamiento de intervalos de baja intensidad?

Hay muchas condiciones de salud que dificultan o imposibilitan el entrenamiento de alto impacto. El LIIT es perfecto para las personas que tienen dolores en las articulaciones o que se fatigan fácilmente, por ejemplo: la anemia, los problemas de tiroides y otras afecciones pueden hacer que el cuerpo tenga una baja tolerancia al ejercicio extremadamente intenso.

entrenamiento de baja intensidad

El LIIT también es perfecto para aquellos que normalmente participan en un programa de entrenamiento de alta intensidad pero que necesitan un descanso. Esto incluye a aquellas personas con una lesión que desean volver a hacer ejercicio, pero tienen restricciones en sus actividades mientras se recuperan. Otros pueden necesitar un cambio de ritmo  para mantenerse comprometidos con su objetivo de hacer ejercicio regularmente.

¿Cómo practicar un entrenamiento de intervalos de baja intensidad?

Puedes realizar casi cualquier rutina de ejercicios y modificarla para convertirla en un entrenamiento LIIT. El elemento más importante es que aumentas tu ritmo normal durante intervalos cortos y regulares en el entrenamiento.

Si caminas, hazlo durante diez minutos a tu ritmo normal. Luego, aumenta tu velocidad a un nivel más intenso, pero no muy agotador. Mantén ese ritmo durante tres minutos. Vuelve a tu ritmo normal durante cinco minutos, luego incluye otro intervalo más rápido. Continúa este ciclo durante 45 minutos a una hora.

Quizá te interese leer:  5 ejercicios para pecho con los que conseguir un escote envidiable

Los levantadores de pesas pueden entrenar con intervalos de baja intensidad cambiando de un conjunto normal de repeticiones a un peso más pesado, sin interrupciones entre los conjuntos. Sorprender a tu cuerpo es la clave para un crecimiento continuo de la actividad física. Cuando tus rutinas son totalmente predecibles para tu cuerpo, se ajustan, y no evolucionas.

Entrenamiento de intervalos de baja intensidad: estos son sus beneficios
3.7 (73.33%) 6 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba