Cocina

4 recetas de platos ligeros para cenas poco pesadas

Recetas de de platos ligeros para cenas poco pesadas

Las fiestas navideñas casi han terminado, y a menos de una semana del final -en la que todavía se puede pecar con el roscón de reyes-, son muchos ya los que ya tienen los ojos puestos en la operación bikini y en cómo deshacerse de todos esos kilos de más que hemos ido acumulando en el mes de diciembre. Si quieres empezar el año con buen pie y volver a empezar a cuidar la línea, en este artículo te sugerimos algunas recetas de platos ligeros para cenas poco pesadas con las que puedes inspirarte y cenar rico sin pasar hambre.

Las mejores recetas de platos ligeros para cenas poco pesadas

Salmón con espinacas y corteza de frutos secos

Este plato de salmón al horno es una de las mejores recetas de platos ligeros para cenas poco pesadas porque es un plato con un alto contenido en proteínas y vitaminas y bajo en carbohidratos y grasas saturadas. Además, hacerlo solamente lleva 20 minutos (10 minutos para prepararlo y 10 minutos para cocinarlo) pero luce y sabe como un plato que podría pedirse en un restaurante elegante.

Si no te gusta el salmón, puedes sustituirlo por otro tipo de pescado como el bacalao, la trucha o la lubina, aunque el salmón compensa muy bien la corteza de panko de nuez y el glaseado ácido.

Salmón, una de las mejores recetas de platos ligeros para cenas poco pesadas

Ingredientes

  • Lomos de salmón
  • Espinacas
  • Nueces
  • Panko (o pan rallado)
  • Perejil
  • Mostaza
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Miel
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

Pon el horno a precalentar. Mientras tanto, mezcla en un bol la mostaza, el aceite, el vinagre, la miel (una cucharada de cada) con una pizca de sal y pimienta para hacer el glaseado. Cuando lo tengas listo, resérvalo y y prepara la costra mezclando el panko, las nueces troceadas y el perejil.

Pinta los lomos de salmón con el glaseado y, a continuación, cúbrelos con la mezcla de la costra. Coloca las espinacas en el fondo de la bandeja, échales un chorreón de aceite y coloca los lomos de salmón encima. Cocínalos al horno 12 minutos a 180º grados ¡Y a disfrutar!

Ensalada egipcia de trigo sarraceno con queso feta y granada

Inspirada en los sabores de Egipto, esta ensalada contiene pistachos crujientes, granada y cilantro, todo ello equilibrado con especias cálidas y terrosas y pasas dulces sobre una base de trigo sarraceno. Los trozos de feta, cebolletas y semillas de granada adornan la parte superior del plato, haciendo una magnífica ensalada compuesta con sabores y texturas vivas. ¡Deliciosa!

Además, gracias a la combinación de ingredientes, este plato es otra de las mejores recetas de platos ligeros para cenas pesadas porque es muy equilibrado que cuenta con la dosis necesaria de verduras, proteínas e hidratos de carbono. Además, lo bueno de emplear trigo sarraceno es que es apta para intolerantes al gluten, ya que esta variedad no lo lleva.

Ensalada egipcia

Ingredientes

  • Trigo sarraceno
  • Queso feta
  • Granada
  • Cebollino
  • Cilantro
  • Pasas
  • Aceite de oliva
  • Limón
  • Azúcar
  • Canela
  • Comino
  • Sal

Preparación

El primer paso para hacer esta receta es cocinar el trigo sarraceno, que debe hacerse conforme a las instrucciones del paquete, pero generalmente la cocción lleva 15 minutos. Una vez cocido, apártalo del fuego y reserva para que se enfríe. Si no tienes trigo sarraceno o o te gusta, puedes sustituirlo por arroz integral.

Mientras tanto, prepara el aderezo de la ensalada mezclando el aceite de oliva, el jugo de limón, el azúcar, la canela, el comino y la sal. A continuación, mézclalo con el trigo sarraceno enfriado, el cilantro, las pasas y los pistachos. Esparce la ensalada de manera uniforme en una bandeja de servir y coloca el queso feta, el cebollino y las semillas de granada en filas diagonales encima. Rocíe con aceite de oliva extra y sirva.

Salteado de quinoa y pollo

Esta receta de quinoa y pollo es tan saludable como fácil de preparar. Los ingredientes, ricos en proteínas, hacen de esta una receta perfecta para una dieta proteica para perder peso.

Ingredientes

  • 2 tazas de caldo de pollo
  • 1 taza de quinoa
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva
  • ½ cebolla picada
  • 2 dientes de ajo picados
  • 500 grs. de pechugas de pollo
  • 500 grs. de tomate

Preparación

Pon a hervir el caldo de pollo y la quinoa en una cacerola. Reduce el fuego a medio-bajo, cúbrelo y cocina a fuego lento hasta que la quinoa esté tierna y el agua haya sido absorbida, de 15 a 20 minutos.

Calienta el aceite en una sartén grande a fuego medio-alto. Saltea la cebolla y el ajo en aceite caliente hasta que la cebolla esté translúcida, de 5 a 7 minutos. Añade el pollo cortado en trozos pequeños mientras se cocina hasta que esté completamente dorado, de 7 a 10 minutos.

Mezcla la quinoa cocida y los tomates cortados en cubitos en la mezcla de pollo; deja que hierva a fuego lento y cocina lo suficiente para que los sabores se mezclen, unos 10 minutos más.

Sopa de col con verduras

No hay nada mejor que una buena sopa cargada de verduras, y esta sopa de col siempre es una gran apuesta. Es baja en calorías pero llena de nutrientes y está lista en menos de 30 minutos. La sopa de col es el almuerzo o la cena ligera perfecta para cuando usted está tratando de seguir una dieta saludable.

Esta saludable sopa de col es una mezcla de zanahorias, apio, pimientos, col y judías verdes, todo ello cocido a fuego lento en un sabroso caldo. ¡Una comida rápida y fácil, baja en calorías y llena de sabor!

Sopa de col, otra de las mejores recetas de platos ligeros para cenas poco pesadas

Ingredientes

  • Caldo de de verduras
  • Col
  • Zanahorias
  • Cebolla
  • Ajos
  • Apio
  • Pimientos
  • Judías verdes
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Limón

Preparación

Esta sopa comienza con zanahorias, cebolla, apio y ajo que se saltean en un poco de aceite de oliva. El aceite de oliva añade riqueza y densidad a la sopa (y vale la pena las calorías). Dicho esto, si quieres hacer esta sopa lo más baja en calorías posible, puedes saltarte el aceite de oliva y simplemente hervirlo todo en el caldo.

Esta mezcla de pimientos rojos y verdes, repollo, tomates y judías verdes van en la olla y todo se hierve a fuego lento hasta que esté tierno. Añade un poco de perejil, un chorro de limón y estará listo para comer.

¡Puntúa este artículo!

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir