Amor

Las 5 principales razones por las que nos dejan y cómo aceptarlo

principales razones por las que nos dejan en las relaciones

Tratar de descubrir por qué te dejó tu pareja puede convertirse en la ruina de tu existencia. Incluso si aparece en la superficie como una razón obvia e incómoda, tu cerebro buscará respuestas que le parezcan satisfactorias y racionales, e intentará encontrar las principales razones por las que nos dejan.

La verdad es que probablemente haya un millón de razones para su partida, pero la que elijas creer marcará el tono para tu perspectiva, actitud y experiencia en el futuro.

Por ejemplo, generalmente es más fácil digerir la idea de que tú y tu pareja os separasteis, pero debes considerar la posibilidad de que él ya no esté enamorado de ti. La primera razón es práctica y muy posible, pero la última puede ser un golpe devastador para el corazón y el ego.

Es posible que nunca obtengas la respuesta que estás buscando de tu pareja, pero hay varias razones comunes por las cuales alguien deja una relación. Si quieres volver a tener una relación amorosa con tu ex compañero, primero debes entender cuales fueron las razones por la que te dejó. Tal vez no sea buena idea volverse a juntar. A continuación te explicamos las cinco razones principales por las cuales se deja a alguien. Luego medita y razona si es conveniente que vuelvan a ser una pareja.

1. Tu pareja ya no estaba enamorada de ti

Esta es una de las razones más comunes por las que las personas dejan una relación. Se podría argumentar que todas las relaciones a largo plazo pierden su chispa, pero desentenderse del amor por lo general es el código de «Terminamos». Si bien hay casos en los que las parejas se enamoran, lo más frecuente es que difícilmente se renueve esta conexión emocional.

¿Cómo aceptarlo?

Por difícil que sea, trata de no tomar esto personalmente. Recuerda que las personas se enamoran y se les termina el amor continuamente, y es probable que no quieras estar con alguien que no te ama profundamente de todos modos. Cura primero tu ego y tu corazón, y luego observa dónde te encuentras con tus emociones.

2. Tu pareja sintió que te volviste más como una hermana que como un compañero

Muchas relaciones y matrimonios comprometidos, particularmente aquellos que comienzan a una edad temprana, pasan de ser románticos a ser familiares.

Estas son parejas que crecen juntas y luego se separan. Los esposos se vuelven hermanos, y las esposas se vuelven hermanas, hasta que se siente demasiado raro para ser romántico. Estas son situaciones difíciles porque todavía hay una fuerte conexión emocional, pero no conexión física. Muchas personas optan por permanecer en este tipo de matrimonios, pero muchos se dan por vencido.

¿Cómo aceptarlo?

Si este es el motivo de tu divorcio o ruptura, probablemente relación fue muy cómoda y buena en muchos aspectos, pero os confiasteis en que parte de vuestra chispa romántica reviviría y más tarde te diste cuenta de que tu matrimonio no fue satisfactorio. Aprecia lo que tienes y trabaja en cerrar ese capítulo mientras te preparas para el próximo.

seguir adelante después de una ruptura

3. Tu pareja se sintió ignorada y no apreciada

Al igual que con un jardín, cuando no se atiende, una relación se marchita y muere. Si subestimas a tu pareja o descuidas alimentar el vínculo entre vosotros, tal vez se haya desprendido como un miembro muerto de un árbol. Tal vez había razones por las que no querías poner energía y tiempo en la relación, o tal vez sentías que era tanto el trabajo de tu pareja como el tuyo. Todo esto puede ser cierto, pero una vez que la relación pierde el entusiasmo, se necesita mucho trabajo para volver a cultivarla donde debería estar.

¿Cómo aceptarlo?

Trabaja para asumir la responsabilidad de tu parte, perdonarte a ti misma por lo que podrías haber hecho de manera diferente, y deja de lado cómo crees que debería haber sido. Trata de renunciar a la ira y el resentimiento para crear espacio para la comprensión y el crecimiento.

4. Tu pareja conoció a otra persona

Esta es a menudo la razón más dolorosa para una partida, pero a veces también es la más fácil de aceptar. El mensaje es tan fuerte y claro cuando hay infidelidad, a diferencia de razones opacas como el aburrimiento o la falta de compatibilidad. Volver de una aventura es posible, pero a menudo la confianza se corta y no se puede recuperar. Las parejas que hacen trampa a menudo ni siquiera quieren trabajar para salvar la relación o el matrimonio, lo que aumenta los niveles de frustración y dolor.

¿Cómo aceptarlo?

Trata de no adoptar una posición moral o justa. Las razones de los asuntos son muy grises y tienen múltiples capas. Es fácil quedar atrapado en el pensamiento en blanco y negro, pero necesitarás expandir tu concepto de la situación para verdaderamente sanar.

5. Tu pareja ya no tiene nada en común contigo

Esto siempre parece ser algo en lo que se puede trabajar o solucionar, pero cuando dos personas viven vidas separadas, con el tiempo pueden llegar a separarse demasiado. Esto sucede lenta y misteriosamente hasta que, un día, no hay intereses comunes y alguien se aburre y quiere seguir adelante. En muchos casos, no hubo intereses comunes para empezar, lo que hizo que volvieran a unirse aún más difícil.

¿Cómo aceptarlo?

Esta es una gran oportunidad y es el momento de preguntarse qué quieres hacer con tu tiempo y cómo deseas vivir. Por más difícil que sea perder a tu pareja, es probable que haya una parte de ti que se cierre o se pierda en la relación. Redescubre eso ahora.

Hacer frente al final de una relación puede ser difícil en muchos niveles. No es ninguna pena buscar apoyo profesional de un consejero o terapeuta si lo necesitas o lo quieres, hay ayuda disponible.

Las 5 principales razones por las que nos dejan y cómo aceptarlo
5 (100%) 2 voto[s]

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Subir