Curiosidades

Inteligencia emocional ¿Sabes gestionar tus emociones?

Inteligencia emocional

Al contrario de lo que sueles pensar, no existen emociones negativas, el punto clave se encuentra en la forma de gestionar las emociones. Con los avances de la sociedad actual, cada vez se tiene más en cuenta cuál es el efecto de las emociones en nuestras vidas. La inteligencia emocional es, quizás, más importante que el valor que le da la sociedad actual a la inteligencia.

El término inteligencia emocional fue utilizado por primera vez por Daniel Goleman, haciendo referencia a él como la capacidad de identificar emociones, tanto los propios como los de los demás. Se puede definir como una aptitud esencial para desenvolvernos en el día a día.

Todos damos valor a las personas inteligentes, pero esa inteligencia no será útil si no va acompañada de una buena gestión de emociones. Quien tiene inteligencia emocional puede gestionar e identificar los sentimientos negativos que siente.

De esta forma, una persona inteligente emocionalmente podrá gestionar antes las emociones negativas que perciba, tendrá una buena aceptación de la crítica y de hechos adversos y sus relaciones con los demás serán más satisfactorias porque además de entender sus emociones, comprende la de los demás.

Cómo desarrollar la inteligencia emocional

Según los expertos en inteligencia emocional, una de las capacidades primeras que debemos adquirir es la de conocer más las emociones para aprender a gestionarlas. Aprendiendo cuándo aparecen y para qué sirven, se puede emprender un buen camino hacia la inteligencia emocional. Si prestamos atención a las emociones, avanzaremos considerablemente a un bienestar mayor y un mejor lugar en la vida.

Quizá te interese leer:  Reconocimiento de la mujer ¿feminismo o actualidad?

Aunque muchos se niegan a darle importancia a la inteligencia emocional, su gestión es básica ya que las emociones se encuentran en todos los seres humanos que viven en este planeta. Ten presente que dependiendo de la gestión emocional que se haga, las emociones afectarán de una forma u otra a nuestra salud. Consiste en una lenguaje compartido y entendido por todo el mundo y que permite que sobrevivamos en el mundo tal y como lo conocemos.

Son 6 las emociones básicas: tristeza, alegría, ira, miedo, sorpresa y asco.

gestionar emociones

Tristeza

Es la emoción contraria a la alegría. Cuando te sientes triste notas dolor, que será más intenso si también hay un sentimiento de soledad. La tristeza ayuda a que te conozcas mejor y fomenta la colaboración social, ayudando a otras personas que también lo necesitan. A veces puede hacerte sentir inspirada, otorgándote creatividad para promover tus destrezas artísticas.

Alegría

Es una de las emociones favoritas de todos. Consiste en una emoción que consigue sentirte cómoda, agradable y a gusto, y su trabajo es darte la energía suficiente para realizar tareas eficazmente. Cuando te sientes alegre te sientes capaz de todo y fuerte, te conviertes en una persona más resolutiva y eres más creativa.

La ira surge ante un hecho que produce frustración, algo que nos parece injusto y nos provoca enfado. La ira no es un sentimiento extraño ni raro, es realmente necesaria, pero es importante controlarla ya que si se siente de forma desproporcionada puede llegar a provocar problemas.

Quizá te interese leer:  Frida Kahlo, o el don de convertir el dolor en arte

Miedo

El miedo es la sensación que se experimenta cuando te encuentras ante un hecho percibido como peligroso. Es una emoción fuerte que atraviesa todo el cuerpo, ya que advierte de una situación en la que debes ponerte en posición de huida o de lucha.

Sorpresa

Cuando sientes sorpresa la identificas como una alarma, puede ser algo malo o algo bueno, pero de cualquier manera el cuerpo toma medidas para enfrentarse a la nueva situación. La intención es prepararse para adaptarse a la nueva situación.

Asco

Hace referencia a la emoción desagradable que se siente, especialmente cuando olemos o ingerimos alimentos poco suculentos. La función de esta emoción es proteger al cuerpo de sustancias que puedan hacernos daño, por ejemplo, los alimentos que son perjudiciales para el organismo.

¿Y tú? ¿Crees que has desarrollado tu inteligencia emocional?

Inteligencia emocional ¿Sabes gestionar tus emociones?
4.5 (90%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba