Moda

Sudaderas para mujer: el básico imprescindible de este otoño

sudaderas para mujer otoño

Las sudaderas femeninas marcan tendencia este otoño con una variedad increíble de colores, formas y armonizaciones posibles. Están presentes en todos los escaparates, desde las más clásicas hasta las alternativas. Sirva de ejemplo el muestrario de Shopping in Ibiza. En función de su corte las sudaderas para mujer pueden ser tanto jersey como chaqueta o vestido informal. Se llevan hasta la cintura, a la altura de medio muslo, con mangas cortas y largas, vaqueros o leggins, faldas minis o maxis, combinadas con chalecos, zapatillas, botas, botines e incluso alzadas sobre tacones. 

Considerada hasta no hace tanto tiempo una prenda exclusivamente deportiva, juvenil, propia de los raperos y artistas urbanos que la popularizaron en la década de los 70, la sudadera ha evolucionado en los últimos años hasta convertirse en un básico imprescindible en todo fondo de armario que se precie. Desde el más subversivo o vanguardista hasta el clásico entre los  clásicos. Ya no es una pieza privativa de rebeldes y deportistas. Se adapta sin estridencias al campo y a la ciudad, y sirve lo mismo para fichar en la oficina que para acudir al instituto, acudir a un concierto o salir a cenar a un restaurante con o sin compañía, eso ya depende de cada cual.

Su éxito se atribuye a la insistencia con que actrices, cantantes, influencers y otras celebridades la han incorporado a sus estilismos. Ahora bien, aún está por ver qué fue antes, si la sudadera o la celebridad. Porque si bien es innegable el peso que sobre la moda en general ejerce el look de los personajes mediáticos, no lo es menos que algunas prendas se han ganado por méritos propios su prestigio. Ese es el caso de la que nos ocupa.

sudadera napapijri, Sudaderas para mujer

Cómoda, versátil y al alcance de todos los bolsillos

La sudadera es, por encima de todo, cómoda. Fabricada con materiales de distintos grosores, ligeros y cálidos, es el sustituto perfecto de las voluminosas cazadoras y gabanes durante el entretiempo. Algodón, algodón biológico, modal, poliéster e incluso customizada con estampados y lentejuelas. Las hay para todos los gustos.

La sudadera es, además, versátil. La extensa gama de cortes con que se confecciona hoy en día, unida a un no menos amplio abanico de colores, hacen de ella una prenda todoterreno. Cerradas, con cremallera, con botones, cuello redondo, cuello pico, con o sin capucha, con o sin bolsillos, anchas, entalladas, ajustadas a la cintura o del largo de una camisola. Facilísimas de combinar con cualquier otra prenda o complemento. Las hay para todas los estilos.

La sudadera es, por si lo anterior parece poco, una prenda al alcance de todos los bolsillos. Desde 20 euros hasta los cerca de 200 euros, puestos a dar un precio medio aproximado, en función de su calidad y procedencia. Firmadas por marcas de renombre, por otras menos notorias o directamente sin firma. Las hay para todas las economías.

Cuatro formas de lucir con estilo una sudadera

Las posibilidades a la hora de lucir una sudadera son infinitas. Citaremos cuatro, por citar algunas:

  1. Aunque pueda parecer un look demasiado masculino, combinar una sudadera de estilo deportivo con capucha con una camiseta blanca y una americana puede convertirse en el atuendo urbano perfecto para la mujer urbana. Eso sí, lo ideal es elegir la sudadera en un único tono, a ser posible oscuro. Se puede rematar el conjunto con unos vaqueros o unos chinos y unas deportivas. Un bolso saco será el complemento perfecto.
  2. Un vestido sudadera hasta medio muslo, medias de seda, botas de caña alta y 8 cm de tacón, una gabardina larga, un sombrero Borsalino y un bolso de mano constituyen el estilismo perfecto para la mujer urbana, femenina y sofisticada. El empleo de colores sobrios, desde el beige hasta el negro, pasando por el azul marino y toda la gama de grises, redundan en la elegancia del conjunto.
  3. Si lo que se busca es proyectar una imagen fashion, divertida o extravagante, una sudadera llamativa, de un color brillante, estampada de lunares o con alguna que otra pedrería, sobre una minifalda de gasa con vuelos causará sensación. Si al conjunto le añadimos unas Dr. Martens el éxito está garantizado.
  4.  Para los espíritus rebeldes, no hay nada más efectivo que el clásico de la sudadera bajo una cazadora de cuero de estilo pop, debidamente combinadas con botas de motero y pantalones rasgados, pitillos o anchos, tanto da. En cuanto a los colores, negro para botas y cazadora, por supuesto. En el caso de la sudadera el abanico de opciones se amplía. Eso sí, quedan completamente descartados los estampados florales, brillos y detalles por el estilo. Lo suyo son los grafismos y los lemas reivindicativos.

Se le puede poner excentricidad al conjunto, imaginación o clasicismo. Basta con atreverse.

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir