Buscar
Close this search box.

Salud sexual femenina: derribando mitos y cuidando nuestro bienestar

Únete a nuestra newsletter de marketing

Contenido del artículo

Uno de los temas más rodeados de mitos en la actualidad es la salud sexual femenina y todo lo que implica. Desde décadas atrás, el placer femenino ha sido visto como algo pecaminoso por parte de diferentes culturas, por lo que se han ejercido ciertas expectativas que lo han limitado.

Sin embargo, con el pasar del tiempo diferentes mitos y tabúes han ido cayendo. A raíz de esto, en la actualidad el bienestar sexual de la mujer ya no es un tema tan oculto, sino que cada vez son menos las barreras que se imponen sobre las féminas para expresar libremente su sexualidad.

¿Cuáles son los principales mitos sobre la salud sexual femenina?

Aprovechando los cambios que está atravesando la sociedad, es un momento más que idóneo para acabar con algunos de los mitos más comunes sobre la sexualidad de la mujer:

Las mujeres tardan más que los hombres en excitarse

Este es un mito tan bien difundido que incluso muchas mujeres se lo creen. Es ideal para empezar a desmitificar, ya que está relacionado con otras falsas creencias que se van a explorar en este artículo.

Salud sexual femenino

La realidad es que la excitación se desencadena por el deseo, lo que es un deseo mental, pese a que la excitación es física. Al ser el desencadenante, depende de las fantasías de la mujer, sus pensamientos y su imaginación la rapidez con que logre activarla. Por tanto, no se trata de un tema relacionado con el sexo de la persona.

Puede que una mujer con la bastante imaginación sea capaz de excitarse con algo tan simple como imaginarse utilizando alguno de los accesorios sexuales disponibles en Sexydream.

Quizá te interese leer:  Cómo prevenir el aumento de peso durante la menopausia

El orgasmo por penetración es universal

Otra falsa creencia mítica es que todas las mujeres tienen la capacidad de tener orgasmos por medio de la penetración. Lo cierto es que las últimas investigaciones han demostrado que esto es falso, pues el clítoris es el verdadero responsable de que las mujeres alcancen el orgasmo.

En esta pequeña parte del cuerpo femenino existe una cantidad muy grande de terminaciones nerviosas, lo que le da sentido a que su estimulación sea clave para obtener un orgasmo.

Orgasmo femenino

Sin embargo, hay que aclarar que no todas las mujeres tienen el mismo nivel de sensibilidad en el clítoris. Algunas pueden ser tan sensibles que incluso con la estimulación indirecta, la cual puede obtenerse mediante la penetración, son capaces de tener un orgasmo.

Para otras la estimulación directa es indispensable para tener un orgasmo, ya que tienen menos sensibilidad. En tales casos los estimuladores de clítoris pueden ser un gran aliado para el placer femenino.

Las mujeres no ven porno y no se masturban

Se suele contrastar tanto a la sexualidad femenina con la masculina que ha llegado a establecerse muy bien la creencia de que solo los hombres disfrutan del material pornográfico y la masturbación.

En realidad, esta no es una cuestión de hombres, sino que muchas mujeres disfrutan con estas actividades. Por ello, es un error que en la actualidad las personas se extrañen cuando una mujer desea disfrutar de sus estímulos sexuales, pues en realidad esto es un indicativo de buena salud sexual (siempre y cuando este disfrute se dé en un marco de responsabilidad y moderación).

Las mujeres no son tan sexualmente activas como los hombres

Uno de los mitos más grandes de la sociedad moderna. A raíz de él se desprenden también otros como que la mujer tiene menos deseo sexual, por lo que su impacto cultural es considerablemente grande.

Quizá te interese leer:  ¿Por qué a veces notamos la sensación de tener algo en la garganta?

Es necesario entender que el deseo sexual es algo muy variable, que puede estar en un momento y en otro no. De la misma manera, puede variar de una persona a otra.

Curiosamente, esta creencia no solo es negativa para las mujeres, sino también para los hombres, pues se ejerce una gran presión sobre estos para que siempre estén predispuestos a la sexualidad, cuando ellos también podrían estar en ciertas situaciones con un deseo sexual bajo.

Esto los motiva a que en ocasiones experimenten ansiedad, problemas de respuesta sexual o que se obliguen a tomar la iniciativa incluso en situaciones donde no sean tener sexo.

El problema para las mujeres es que sean criticadas cuando por cuestiones naturales tienen un alto deseo sexual. En algunos casos este mito es tan fuerte que el deseo sexual femenino podría llegar a catalogarse erróneamente de ninfomanía.

Por otro lado, también es muchas veces un problema que una mujer ejerza su libertad sexual, ya que este mito hace que sea mal visto. Por ello, algunos hombres podrían experimentar celos retrospectivos al saber que su pareja ha tenido relaciones sexuales con otros hombres en el pasado.

No se puede tener sexo durante el embarazo

Finalmente, hay que desmitificar esto sobre la salud sexual femenina, ya que no todas las mujeres son iguales y las etapas de embarazo son variadas. Por tanto, algunas mujeres sí podrían sentirse a gusto practicando sexo mientras están embarazadas.

Deja un comentario

Suscríbete y aprende TODO sobre Marketing Digital