Belleza

Cuidados para recuperar tu piel después del verano

Recuperar tu piel después de verano

Durante el verano la piel está mucho más expuesta al sol y esto puede provocar un envejecimiento prematuro tanto en el rostro como en el cuerpo. Y las personas que toman mucho el sol pueden notar una pérdida de luminosidad importante, falta de hidratación, tonos desiguales en la piel, manchas, brotes de acné y hasta piel cetrina. Sin embargo, con unos pocos cuidados es posible recuperar tu piel después de verano sin problemas.

Cómo recuperar tu piel después de verano

Limpieza profunda

Limpieza profunda para cuidar la piel

Muchas personas creen de forma errónea que una limpieza profunda justo después del verano puede irritar la piel aún más. Esto no es del todo cierto, porque será necesario eliminar las células dañadas de la capa superficial de la piel, que serán las más afectadas por el sol del verano, para estimular el nacimiento de células nuevas y saludables.

El peeling o exfoliación manual es la mejor manera de conseguir que la piel vuelva a respirar, se obtenga un bronceado más brillante, uniforme y duradero y se combata el envejecimiento prematuro, así como las marcas de acné o las manchas. También será conveniente someterse a tratamientos corporales, como masajes con sustancias especiales, porque no solo la piel del rostro se verá afectada por el sol.

Hidratación extra

Cuidar la piel con cremas

Lo normal es que después del verano la piel se note deshidratada. Beber una media de litro y medio de agua al día durante todo el año, no solo en verano, es la manera de tener la piel y el cuerpo hidratado.

No obstante, para que la piel recupere totalmente su hidratación es recomendable utilizar suero hidratante en la cara que contenga ácido hialurónico o sueros de aceite de primera extracción en frío. Y cremas hidratantes para el cuerpo que, además de ácido hialurónico, contengan vitaminas y sirvan como protector solar. También es muy recomendable el uso del aftersun de forma diaria cuya base sea de aloe vera, manteca de karité, caléndula, rosa mosqueta o aceite de coco. Estos ingredientes tienen propiedades hidratantes en la piel.

Tratamiento para las manchas

Cuando el bronceado haya desaparecido por completo será el momento de tratar las manchas que hayan quedado a causa de la exposición al sol. Estas manchas pueden eliminarse con cremas despigmentantes, que actúan sobre las zonas más oscuras del rostro frenando la producción de melanina y estimulando la generación de nuevas células; con láser, solo en casos extremos; con un peeling químico, cuando la mancha es difusa y color marrón; o con una terapia fotodinámica, que estimula la producción de colágeno. Lo mejor es que un especialista valore qué método es mejor.

Alimentación equilibrada

Cuidados de la piel después de verano

La alimentación puede ser fundamental para recuperar y mantener el buen estado de la piel. Para recuperar su firmeza y apariencia sana, es necesario llevar una dieta equilibrada y rica en vitaminas A, E y C. Los alimentos que contienen dichas vitaminas son el brócoli, la col, el perejil fresco, el pimiento crudo, los kiwis, las fresas, la calabaza, la mandarina, la zanahoria, el tomate, el albaricoque, las espinacas y el alga espirulina.

Una dieta en la que no falten frutas y verduras será esencial para que la piel se vea bonita, hidratada, firme y sana.

Protección solar

La mejor manera de proteger la piel y evitar las consecuencias del sol del verano, es utilizando de forma diaria un protector solar. Normalmente este producto se utiliza solo cuando se va a la playa o a la piscina, pero caminando por la calle el sol también deteriora la piel, la deshidrata y puede quemar.

Con estos consejos para recuperar tu piel después del verano, que no suponen ningún esfuerzo extraordinario, siempre se verá sana, hidratada y luminosa.

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir