Maquillaje

Contouring, el arte del maquillaje aplicado en tu rostro

Contouring

El contouring es una técnica de maquillaje que solía estar reservada únicamente para modelos de pasarela y sesiones fotográficas de lujo. Ahora, sin embargo, está ganando popularidad y se ha convertido en parte de la rutina de maquillaje diaria de muchas muchas mujeres, en parte gracias a los maquilladores profesionales y celebrities en YouTube e Instagram que comparten sus estilos favoritos y tutoriales de cómo realizarlo correctamente.

El contouring consiste en utilizar un producto mate en polvo o crema que sea dos tonos más oscuro que el tono de tu piel para sombrear ciertas áreas que te gustaría definir o destacar, como la nariz, la frente, la barbilla y los pómulos. Pero ¿Cómo se puede conseguir este sutil efecto con precisión y sin arriesgarte a parecer un payaso mal pintado? Sigue leyendo y te contamos cómo aprender a moldear tu rostro y crear un resultado natural y atractivo con el contouring.

El contouring paso a paso

1. Crea una base

Después de ponerte tu base de maquillaje preferida y el corrector para ojeras e imperfecciones, aplica una capa ligera de polvos de maquillaje translúcidos en la cara para crear una base limpia en la que el contorno agarre sin problemas.

2. Elige el producto y la brocha adecuados 

El contouring puede aplicarse en polvo o en crema, dependiendo del resultado que quieras obtener. Si usas polvos obtendrás un acabado más mate. En cambio, si lo usas en crema el resultado será más húmedo. Para principiantes es mejor empezar con productos en crema, ya que son fáciles de aplicar y resulta más fácil construir el contorno con ellas. Lo que sí es importante es que, ya sea en polvo, ya sea en crema, el acabado del producto sea mate y no brillante.

Quizá te interese leer:  ¿Cuánto duran los cosméticos? ¿Tienen caducidad?

En cuanto a los pinceles y brochas, los abundantes y esponjosos no nos sirven en esta tarea, así que olvídate de realizar el contouring “reciclando” tu vieja brocha para los polvos. Cómprate un pincel de sombra de ojos pequeño y no muy poblado para marcar las líneas del contorno, y otro un poquito más esponjoso para iluminar.

3. Define la forma de tu cara

Este paso es el más difícil a la hora de llevar a cabo el arte del contouring, porque no todo el mundo sabe elegir bien qué zonas de su cara son las que debe marcar.  En cualquier caso, existen lugares básicos para resaltar el contorno que vienen bien a casi todas las caras. Estos son el área debajo de la línea de la mandíbula, los lados de las sienes y los huecos de los pómulos. En ocasiones, también se pueden marcar los lados de la nariz y la línea del nacimiento del pelo.

n realidad, la definición de tu contorno vendrá marcada por la forma de tu rostro: no se utiliza igual la técnica del contouring en un rostro cuadrado que en uno ovalado. En el vídeo que te mostramos encontrarás información acerca de los mejores trucos para delinear tu rostro en función de la forma que tenga.

4. Elimina el exceso

Si tras aplicar el contouring se te quedan las líneas demasiado oscuras y definidas, utiliza un aplicador de maquillaje en disco (o un algodón desmaquillante suave) para eliminar el exceso de producto golpeándolo suavemente en el contorno. Si das pequeños golpecitos en lugar de arrastrar la pintura, evitarás que esta se corra y arruine completamente tu contouring. Finalmente, una vez que tienes las líneas del contorno definidas (pero sin exagerar), termina tu obra añadiendo algo de color a tus mejillas y  también un poco de luz. Opta por un color rosa para un rubor de aspecto natural y completa con un iluminador

Quizá te interese leer:  Errores frecuentes al utilizar el iluminador en tu maquillaje

5. Ilumina

Los iluminadores son un gran complemento para el contouring, y una vez que sabes cómo contornear tu rostro son mucho más fáciles de utilizar. Básicamente lo que debes hacer es resaltar las áreas que la luz iluminaría naturalmente (y que coinciden con los huecos que quedan entre las sombras generadas por las áreas que has definido mediante el contouring).  Para ello, coge un pincel limpio y aplica un tono de color claro sobre el extremo final de tus cejas, la parte superior de los pómulos, el centro de la frente, el puente de la nariz, el centro de la barbilla y la parte superior del arco de Cupido. (la curva central del labio superior). Si quieres asegurarte de hacerlo bien, ten cuidado de no cometer los errores más frecuentes al usar el iluminador.

Si quieres aplicarte este maquillaje y aún no tienes un buen kit de contouring, puedes comprar este que te recomendamos aquí.

Contouring, el arte del maquillaje aplicado en tu rostro
5 (100%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba